La Tarjeta Profesional de la Construcción, TPC, es una herramienta que puede abrir muchas puertas laborales. Los beneficios de contar con ella son diversos, los mismos son extensibles, además, a las empresas que contratan personal que dispone de este documento. Evidencian el compromiso de la empresa con una formación adecuada para sus trabajadores, así como ponen en valor su responsabilidad para informar y formar a sus trabajadores en la Prevención de Riesgos Laborales.

Si aún no sabes cómo obtener tu TPC, en Prevención Siglo 21 te lo contamos con todo lujo de detalles:

Para solicitar la TPC se deberá cumplimentar un formulario estándar, que se puede recoger en cualquier punto de tramitación o descargar en formato PDF. Otra opción válida es presentar la solicitud online, pero en cualquier caso, deberá presentarse de forma impresa junto con toda la documentación necesaria en el punto de tramitación deseado.

En cuanto a la documentación que deberá acompañar a la solicitud con carácter obligatorio, se compone de:

  1. Solicitud debidamente cumplimentada
  2. Fotografía reciente de carnet
  3. Fotocopia del DNI o, en caso de no disponer del mismo, de la tarjeta de residencia.
  4. Un informe de la vida laboral emitido por la Tesorería General de la Seguridad Social. El mismo deberá contener fecha reciente, como mucho debe haber sido emitido en los 90 días previos a la presentación de la solicitud.
  5. Original o copia compulsada de los diplomas que acrediten, al menos, que el beneficiario ha recibido la formación básica en materia de prevención de riesgos laborales.
  6. Al menos uno de los documentos que se reflejan a continuación:

a)      Un certificado de empresa para la Fundación Laboral de la Construcción

b)      Un certificado de empresa para el Servicio Público de Empleo: SEPE

c)       Original o copia compulsada de alguna factura o nómina que acredite el importe asalariado

d)      Original o copia compulsada del contrato de trabajo

Solicitar la Tarjeta Profesional de la Construcción es fácil y sencillo, podrán hacerlo todos los trabajadores, autónomos y profesionales colegiados. Este documento caduca a los cinco años de su expedición, momento en el que el beneficiario de la misma podrá renovarla mediante el mismo procedimiento de solicitud inicial.