La Tarjeta Profesional de la Construcción (TPC) es un certificado indispensable para las personas que desempeñan su trabajo en las empresas que se rigen por el convenio específico de este sector. Para obtener esta acreditación, es imprescindible realizar alguna de las acciones formativas que establece la Fundación Laboral de la Construcción. Existen varias alternativas: cursos TPC de 6, 8, 20 y 60 horas. En este post, vamos a centrarnos en la opción académica intermedia.

La formación que dura 20 horas se realiza a lo largo de tres días. En las dos primeras jornadas, el alumno tiene que asistir a las clases didácticas durante 7 horas. Este tiempo se dedica a impartir nociones de prevención de riesgos comunes a todos los oficios. Todas las personas que quieran obtener la Tarjeta Profesional de la Construcción tienen que asistir a estas lecciones. Por su parte, el tercer día se destinan seis horas a ofrecer información relevante sobre los temas específicos de cada oficio (albañilería, ferrallado, cantería, pintura…).

En estas unidades formativas, el equipo docente ofrece a los alumnos los conocimientos necesarios para desarrollar sus ocupaciones profesionales de manera segura, sin poner en peligro su bienestar físico. Así, se proporcionan nociones de prevención de riesgos laborales, así como fundamentos sobre la actividad específica sobre la que verse el curso. Estas acciones formativas tienen que cursarse de manera presencial en alguno de los centros autorizados por la Fundación Laboral de la Construcción, como Prevención Siglo 21.

Otra alternativa a los cursos de la Tarjeta Profesional de la Construcción de 20 horas (ofertamos más de una docena) es asistir a una formación troncal de 14 horas y completarla con un acción formativa de: albañilería, demolición y rehabilitación, encofrados, ferrallado, revestimiento de yeso, cantería, pintura, soldados y alicatados, electricidad, fontanería, operador de aparatos elevadores, operador de vehículos y maquinaria de movimiento de tierra y operador de equipos manuales.

Con la Tarjeta Profesional de la Construcción, los trabajadores de este sector pueden acreditar que tienen los conocimientos necesarios en materia de prevención de riesgos laborales. Además, este documento permite a los operarios certificar su categoría profesional y los períodos de ocupación que hayan desarrollado en las distintas empresas por las que hayan pasado.