Las personas que trabajan en una guardería deben tener en cuenta una serie de recomendaciones para desarrollar su actividad profesional sin correr riesgos laborales. Y es, por las características de su puesto, es frecuente que tengan que enfrentarse a situaciones que pueden desembocar en un perjuicio para su bienestar físico y emocional. Diversas lesiones, estrés y fatiga mental son algunas de las afecciones que pueden padecer los cuidadores de niños pequeños si no toman las precauciones adecuadas.

Los trastornos musculoesqueléticos son muy habituales entre los trabajadores que se dedican a la supervisión de menores de edad, sobre todo si tienen edades comprendidas entre 0 y 3 años, como es el caso de los alumnos de guarderías y escuelas de educación infantil. La mayoría de estas anomalías se produce por haber adquirido hábitos posturales incorrectos y por realizar levantamientos manuales de cargas de forma incorrecta.

Y es que muchos de estos niños no han aprendido aún a caminar o lo hacen con dificultad, por lo que es necesario llevarlos en brazos buena parte del tiempo. Las regiones cervical y lumbar son las más afectadas por estos esfuerzos. Asimismo, la fatiga muscular del aparato locomotor también está asociada a las personas que ejercen esta profesión. Se produce por las contracciones permanentes que impiden que los músculos se oxigenen de manera adecuada.

Los trabajadores que sufren esta dolencia primero sienten fatiga y, posteriormente, dolor. Por otro lado, los cuidadores de guardería tienen que evitar los riesgos psicosociales. Hay determinados factores que pueden originar desequilibrios en este terreno. Unas condiciones de trabajo estresantes, tener que tomar decisiones complejas de forma rápida y problemas para conciliar la vida laboral y familiar son algunas de las circunstancias que pueden afectar a la estabilidad emocional de los trabajadores de centros infantiles.

En el catálogo de servicios de Prevención Siglo 21 contamos con un curso específico para los empleados de guarderías. En esta acción formativa, de 6 horas de duración, el alumno aprenderá las nociones básicas para desempeñar su trabajo de forma totalmente segura.

El método didáctico que empleamos es la educación a distancia, por lo que la flexibilidad es total. En nuestro centro ofrecemos más de un centenar de actividades académicas, entre las que destaca el curso de técnico superior en prevención de riesgos laborales, entre otros muchos.