El sector del vidrio también tiene su incidencia particular en la construcción de edificaciones. Generalmente, suele emplearse en la instalación de ventanas, pero también pueden encontrarse diversos elementos acristalados dentro de los edificios. Estos trabajadores pueden solicitar igualmente la Tarjeta Profesional de la Construcción. Sin embargo, al igual que el resto de solicitantes deberán acreditar la realización de alguna acción formativa en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Los profesionales de oficios concretos, que desarrollan su trabajo en el sector de la construcción, pueden optar a alguno de los cursos de Prevención en función de su puesto de trabajo. En Prevención Siglo 21 somos centro homologado por la Fundación Laboral de la Construcción para el desarrollo de estas acciones formativas. En lo que se refiere al sector del vidrio, en nuestra oferta formativa encontrarás un curso dirigido a instaladores de ventanas y acristalamientos. El objetivo principal de esta formación es dotar a estos trabajadores de los conocimientos necesarios para prevenir los posibles riesgos que se desprenden de su actividad laboral. Las acciones formativas son esenciales para conseguir minimizar dichos riesgos, que los trabajadores sepan a qué están expuestos en su puesto de trabajo y cómo actuar en caso de accidente laboral.

El temario de este curso concreto aborda cuestiones relacionadas con la prevención como pueden ser:

  • Marco normativo básico
  • Factores de riesgo en el puesto de trabajo
  • Técnicas preventivas sobre riesgos genéricos
  • Técnicas preventivas específicas de la actividad laboral

Otro de los aspectos más importantes de esta acción formativa lo constituye el módulo de primeros auxilios y medidas de emergencia. El curso aborda cuestiones básicas sobre el desempeño de la actividad laboral, del mismo modo que los docentes incidirán sobre acciones específicas para ayudar a los trabajadores a detectar, identificar y vigilar el entorno de trabajo, evitando así los posibles riesgos que entraña la actividad laboral. Finalmente, se establecen los equipos y herramientas que se utilizan de forma cotidiana en el puesto de trabajo, estableciendo las pautas necesarias que deberán cumplir los mismos para minimizar los riesgos que supone su uso en la instalación de ventanas o elementos acristalados.