Una auditoria externa, sea en la materia que sea, debe entenderse como una evaluación del sistema interno de gestión. En lo que se refiere a Prevención de Riesgos Laborales, la gestión de la entidad deberá acatar tanto la legislación aplicable como con la Norma OHSAS 18001. Por si fuera poco, la empresa tiene la obligación de demostrar, con evidencias objetivas, que respeta la normativa vigente. Estas auditorías constituyen una herramienta adecuada para la revisión de la eficacia del sistema. De este modo, se puede evaluar los puntos fuertes de la organización, así como aquellos aspectos que deben mejorarse para conseguir unos óptimos resultados. En definitiva, el objetivo final no es otro que conseguir mejores condiciones de seguridad y salubridad para los trabajadores en el desempeño de su actividad laboral.

Desde Prevención Siglo 21 queremos presentarte una serie de consejos fundamentales para superar una auditoria con éxito:

  1. Diseño: La clave está en diseñar un sistema de gestión para la empresa en el que se impliquen y contribuyan cada uno de los departamentos inmersos en el proceso, evitando que el plan de gestión recaída de manera aislada sobre el departamento de prevención. Además, todos los miembros de la organización deben conocer el proyecto.
  2. Documentación: Diseñar un documento en el que se recojan de forma clara y sencilla los procedimientos de la empresa en materia de prevención. Estos manuales siempre deben adaptarse a la empresa particular que los realiza, en función de su actividad, tamaño, etc. En cualquier caso, deben señalar aquellas funciones que se están haciendo especialmente bien, aunque siempre dentro del marco normativo de referencia.
  3. Auditorías internas: Consiste en evaluar el proceso de prevención desde dentro para tratar de detectar aquellos puntos que deben ser revisados o mejorados. Si se realizar de forma exhaustivita y objetiva constituyen una herramienta muy valiosa. Evidentemente, deben realizarse de forma previa a una auditoria externa para que, en caso de detectar debilidades en el plan, se puedan llevar a cabo las correcciones pertinentes con antelación suficiente para superar la auditoria externa.
  4. Comunicación y participación: Este sistema de gestión de la prevención dentro de una organización forma parte de toda la empresa. Cada uno tienen sus funciones y sus responsabilidades particulares dentro del plan, todas las partes implicadas deben mantener un flujo de comunicación constante para que el proyecto funcione, dado que unos procesos dependerán de otros.
  5. Registros documentales: Es el modo más eficaz de conseguir evidencias objetivas, susceptibles de ser presentadas en una auditoria externa.