La Tarjeta Profesional de la Construcción es un documento de suma importancia para las personas que desarrollan su actividad profesional en las empresas que aplican el Convenio General del Sector de la Construcción. Este documento, además de ser obligatorio para los empleados que realizan cualquiera de las tareas que se engloban en este ámbito, les ofrece numerosas ventajas. En primer lugar, este certificado sirve para acreditar que el profesional que la posee cuenta con conocimientos en materia de prevención de riesgos laborales, al menos las nociones básicas para el correcto desempeño de su actividad.

Pero esta tarjeta no sólo certifica la formación inicial en este campo. También se utiliza para acreditar cualquier otro tipo de acciones formativas recibidas por el operario. Además, este documento pone de manifiesto la categoría profesional del titular, así como la experiencia que tenga en el sector a través de los períodos de ocupación acumulados en las distintas empresas del ramo en las que haya trabajado.

Entre los beneficios que acarrea la Tarjeta Profesional de la Construcción a las personas que la poseen también se encuentra el hecho de que facilita el acceso a los servicios que ofrece la Fundación Laboral de la Construcción. Y es que esta entidad es la encargada de promover este certificado y de autorizar a centros como Prevención Siglo 21 para que puedan impartir los cursos destinados a su obtención.

Por otro lado, este carné también sirve para constatar que los trabajadores de nueva incorporación cuentan con los conocimientos teóricos y prácticos necesarios en prevención de riesgos laborales para desempeñar su actividad profesional con las máximas garantías de seguridad. De este modo, las empresas pueden comprobar que los empleados pertenecientes a compañías subcontratadas tienen esta formación.

Para obtener la Tarjeta Profesional de la Construcción es imprescindible asistir a uno de los cursos que imparten los centros autorizados, como el nuestro. Existen acciones formativas de TPC 6, TPC 8, TPC 20 y TPC 60 horas. Es una condición irrenunciable que los aspirantes a conseguir este certificado acudan de manera presencial a las unidades didácticas.

Pueden solicitar este documento aquellos trabajadores que estén en situación de alta o incapacidad temporal y que presten sus servicios a empresas del sector. Las personas desempleadas también pueden obtener esta tarjeta, siempre y cuando cuenten con, al menos, 30 días de alta en compañías de este ramo en los 36 meses anteriores a la fecha de solicitud.