Los factores de riesgo en el trabajo

Los factores de riesgo en el trabajo
¿Se pueden prevenir los factores de riesgo en el trabajo? Cuando nos encontramos en medio de nuestra jornada laboral, existe una serie de circunstancias que pueden provocar enfermedades o accidentes si no se controlan de manera adecuada. Es por ello que hemos de vigilar siempre que las condiciones de trabajo sean las más adecuadas para evitar que estas amenazas se materialicen. Estas situaciones son cambiantes dependiendo del sector. Por ejemplo, el riesgo de caída de objetos en la construcción es habitual y, por tanto, requiere de actuaciones para evitarlo en mayor medida. En cualquier caso, existen cuatro pilares innegociables para evitar los riesgos en el trabajo: planificación, organización, dirección y control.

Clasificación de los factores de riesgo en el trabajo

A tenor de su naturaleza, los factores de riesgo pueden clasificarse en cuatro grupos distintos: 1- Riesgos de accidente: Tales como caídas o golpes y que pueden ser causados por uno o varios factores de riesgos. 2- Riesgos ambientales: Se trata de aquellos que pueden llegar a causar un problema de salud por culpa de factores físicos, químicos o biológicos. 3- Riesgos psicosociales: Son los que surgen de la organización del trabajo. 4- Riesgos graves e inminentes: Independientemente de su naturaleza, resultan probables en un plazo de corto inmediato y que pueden suponer un riesgo grave para la salud. Además, los factores de riesgo en el trabajo también se pueden clasificar según quién los genera. En este sentido, también nos encontraremos con cuatro grupos bien diferenciados: 1- Generados por herramientas y equipos de trabajo: De ahí la importancia que los materiales y maquinaria que se utilice en el trabajo estén debidamente homologados y que cumplan con todos los requisitos de seguridad y mantenimiento. 2- Generados por los propios trabajadores: Estos factores de riesgo en el trabajo se dan por falta de aptitud por parte de los trabajadores. Para evitarlos, la formación y las medidas preventivas, junto con la concienciación, son la mejor arma para combatirlos. 3- Generados por aspectos organizativos: Puntos como la carga de trabajo, los horarios… Cuando se producen desequilibrios se puede llegar a dar situaciones nada aconsejables. Resulta básico cumplir con a normativa establecida. 4- Generados por el entorno laboral: Aquí entran los factores ambientales, como puede ser la temperatura.
Related Posts