Prevención de los golpes de calor: ¿Cómo actuar en situaciones de emergencia?

Prevención de los golpes de calor: ¿Cómo actuar en situaciones de emergencia?
Nos encontramos en verano y eso es sinónimo de altas temperaturas. No son pocos los que aprovechan para descansar en la playa. Por desgracia, no todo el mundo puede. La construcción es un sector que no para en esta época del año. De hecho, es posible que sea una de las más activas por la cantidad de horas de sol que se tienen. Esto nos obliga a luchar contra las altas temperaturas y llevar a cabo una profunda prevención de los golpes de calor. ¿Sabes cómo evitarlos? Gracias a nuestra experiencia en la formación y prevención de riesgos laborales, podemos contarte que estas semanas debemos extremar las precauciones y el trabajo al aire libre. A partir de 30ºC, es muy posible padecer síntomas como fatiga, dolor de cabeza, mareos o calambres. En un artículo anterior en este mismo espacio ya os explicamos cuáles eran los principales riesgos laborales en la construcción. Durante el verano, existen otras situaciones que pueden causar distintos problemas, como puede ser el riesgo de padecer caídas o desvanecimientos. Las altas temperaturas producen una mayor cantidad de accidentes laborales por culpa de bajadas de tensión, deshidratación o golpes de calor. Además, en la prevención de los golpes de calor, tenemos que tener en cuenta que pueden darse situaciones de riesgo de estrés térmico. ¿Sabes en qué consiste? Básicamente se da en largas jornadas laborales bajo altas condiciones climáticas. Estas situaciones disminuyen el rendimiento del trabajador y aumentan la posibilidad de padecer toda clase de incidentes y también de accidentes.

Claves en la prevención de los golpes de calor

  • Bebe agua fresca de una manera frecuente, incluso cuando no se perciba sensación de sed.
  • Usa ropa ligera y de color claro para evitar el calor y favorecer la sudoración.
  • Protege tu cabeza de sol con gorras o sombreros.
  • Vigilar y reducir los esfuerzos físicos importantes.
  • Adapta el ritmo de trabajo a las condiciones actuales y siempre según la tolerancia al calor.
  • Siempre que sea posible, habrá que permanecer a la sombra.
  • Bajo ningún concepto se podrán consumir bebidas alcohólicas.
  • Evita o reduce el consumo de tabaco.
  • Vigila la dieta. Las comidas copiosas pueden provocar un aumento de la temperatura.
Además, ante cualquier signo o síntoma de alerta, habrá que informar al compañero más próximo y procurar estar acompañado en todo momento. Nos deberemos colocar en una zona de sombra, si es posible, tomar algo y colocarnos una toalla húmeda. En caso de desvanecimiento, habrá que contactar con un médico y llevar al paciente al hospital.
Related Posts