La ropa de trabajo: requisitos generales

La ropa de trabajo: requisitos generales
La ropa de trabajo no es un aspecto sin importancia en el mundo laboral. De hecho, está destinada tanto a su protección como a servir de uniforme. Para que podamos entender por qué es tan importante, hemos de saber que incluso existen diferentes requisitos generales que debe cumplir. Es aquí donde nos detendremos en este post para poder explicártelos. ¡Comenzamos! Ya sabéis que nos encanta aprovechar nuestros artículos para hablaros de los riesgos del trabajo en la construcción y demás profesionales. Es por ello que la ropa de trabajo está considerada, en muchas ocasiones, como equipos de protección personal. No en vano, cubren tronco, brazos o piernas, se puede optar por monos con o sin capucha o también nos encontramos con prendas como las polainas, que cubran una gran parte de la anatomía del trabajador.

¿Cuándo se considera la ropa de trabajo como EPI?

Para que la ropa de trabajo sea considerada como un equipo de protección individual (EPI) tiene que cumplir con unos requisitos normativos y proteger al usuario contra uno o varios riesgos que pudieran poner en jaque su salud o su seguridad. Si sus objetivos no son estos, no será considerado en ningún momento como EPI. Además, la ropa que utilicen los trabajadores y que esté pensada como protección para el trabajador debe cumplir con el reglamento europeo 2016/45 y contar con el marcado CE que deje claro que esas prendas cuentan con los requisitos esenciales de salud y seguridad. Algunos de los requisitos generales que debe cumplir la ropa de protección laboral son:
  • Su diseño tiene que facilitar una correcta colocación y permanencia durante la jornada de trabajo, soportando los movimientos y posturas del usuario durante el transcurso del día.
  • Debe ser cómoda, permitir el flujo sanguíneo y no ser pesada.
  • Además, la ropa de trabajo tiene que estar fabricada con materiales de baja resistencia al vapor de agua, alta permeabilidad al aire y estar suficientemente ventilada.
  • Además, la ropa de protección laboral deberá contar con información como el fabricante, la dirección completa, la designación del tipo de ropa y su talla, el nombre e identificación del organismo encargado de su aprobación, una referencia de la norma UNE EN 340 o una breve descripción de los materiales utilizados.
Related Posts